Ana y yo en Sta. Eulalia pueblo minero de Chihuahua 1996

Ojitos

   Creo que no hay persona mas afortunada que aquella que encuentra en su camino grandes amigas (os). Yo tengo algunas y algunos pero hoy en especial quiero recordar a mi amiga Ana, “ojitos” (tenía unos grandes ojos verdes)asi le decía cuando la quería ver reír por que ella decía que me entendia “moquitos”; o “anita” para hacerla enojar, no le gustaban los diminutivos; para ella yo era “pato loco”.

Nos conocimos cuando iniciamos la preparatoria en el COBACH 1 en Chihuahua.  Hacíamos largas caminatas por la tarde de regreso a casa platicando sobre la inmortalidad del cangrejo, trabajamos juntas los fines de semana en una butique por un buen rato, nos fuimos a Colorado en camión un viaje de mas de 15 horas directo a Pueblo, Colorado en EU, disfrutamos juntas viajes a playas vírgenes y supimos cuando la perdimos, etc, etc, etc.

Ella se caso con un militar que la traía del tingo al tango y yo me vine a vivir al DF; no nos volvimos a ver hasta que llego a vivir a Pachuca pero gracias al bendito chat seguimos por mucho tiempo en contacto hasta justo el año pasado que falleció por intoxicación en el hígado.

La vida es frágil, hay que disfrutarla y dejar de sufrir. Ser felices es nuestra misión.

Querida amiga esta ronda va por ti donde quiera que estés. Te quiero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s